Martes, 24 Febrero 2015 18:38

Lecciones de vida y fútbol americano

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Me gustaría aprovechar estos días, en los que todavía se vive el furor que causó el pasado SuperBowl 49, en la que los PlayOffs tienen la fiebre por la NFL y el americano está en su punto más alto que en todo el año. Quiero beneficiarme de ello para escribir mi columna de cómo el fútbol no es solo un deporte más, sino toda una disciplina y cómo ha ayudado a un servidor, familiares y amigos a los distintos ámbitos de la vida, tanto social, como profesional. Cuando digo profesional, quiero referirme al emprendimiento, que es en lo que nosotros, StartBlueUp, nos especializamos.

Toda mi vida la he dedicado al deporte: desde fútbol soccer en mi temprana infancia, basquetbol, pasé después al béisbol (otro de mis grandes amores), atletismo (que años después retomaría), para finalmente recaer en el fútbol americano, un deporte que tiene una buena afición en México, aunque el practicarlo no está aún muy difundido en nuestro país.

Desde que yo era pequeño si bien no era conocedor, sí sabía quiénes eran los equipos populares y me gustaba ver partidos aunque no entendiera qué estaba ocurriendo. Sin embargo, era bastante entretenido ver a los jugadores golpearse sin razón aparente. Fue hasta años después, en mi muy temprana adolescencia, en los que… no lo busqué, no, el fútbol me llamó a mí en forma de una estrella azul de cinco puntas.

Si, ya sé qué podrán estar pensando muchos de ustedes: ¿Cómo por qué sigo un equipo que aunque es bastante popular, aún vive de sus éxitos pasados? Bueno, déjenme decirles (y como buen aficionado del Cruz Azul también), como ya lo mencioné, yo no lo busqué, ellos vinieron a mí; uno no escoge a su equipo favorito,  éste lo elige a él, es una filosofía abstracta, pero los que estén en mi situación, la comprenderán perfectamente.

En fin, no importa de qué equipo sea fanático cada quien, sino que todos tenemos un común denominador: nuestra pasión por el juego. Ahora, una cosa es verlo, ser fanático o “hincha” y otra cosa muy distinta es practicarlo.

Cuando empecé a practicarlo, comprendí que la condición física es importante, pero la condición que se necesita para resistir los golpes es muy distinta, y me costó un enorme trabajo acostumbrarme. He aquí la primera lección de vida que aprendí:

1.    Resistir la adversidad, que puede traducirse en ser capaz de soportar los infortunios y calamidades que la vida te presente. Con el tiempo, estos golpes se convertirán en algo cotidiano, con lo que tendrás que soportar tu día a día. Pero tienes de dos sopas: puedes renunciar ante lo que se presente dadas las circunstancias difíciles,  o aprender a vivir con ello y usarlo a tu favor en las situaciones que la vida te presente. En mi caso el campo de juego.

2.    La segunda muy importante y parte  fundamental del fútbol  - si no te gusta, toma tus cosas y vete a tu casa-,  es aprender a trabajar en equipo. Para mí eso no era algo fuera de lo común, al contrario. Pero no sólo significa el ser capaz de trabajar conjuntamente, lo que realmente importa es que cada quien haga a la perfección su trabajo. El fútbol es estrategia, no solo un deporte como el fútbol o el volley, en el que se tiene que estar bien plantado y tener habilidad. Es también que cada quien haga a la perfección a su trabajo, de lo contrario la jugada completa no servirá para nada. Esto me lleva a la siguiente lección: Aprender a trabajar en equipo, confiar en tus compañeros y ejecutar tu plan a la perfección. ¿Es difícil? Por supuesto que lo es, sobre todo al principio, cuando no te es familiar en entorno en el que te desenvuelves, pero una vez que logran ser un equipo, todo resultará más sencillo, las metas serán más fáciles de alcanzar y la estrategia a seguir seguirá viva para cumplir los objetivos establecidos.

3.    El segundo esfuerzo es una filosofía fundamental también cuando se practica este deporte. ¿En qué consiste? Mientras no seas derribado o salgas del campo, la jugada sigue viva, haz tu mejor esfuerzo para conseguir esa yarda extra que, al final, puede marcar la diferencia entre ganar o perder. Yo sé que es difícil soportar las adversidades, como expliqué en la lección 1, pero siempre, siempre, hay una solución para cada problema, podrás dar tu mejor esfuerzo y sacar lo mejor de ti en cada circunstancia empresarial y en la vida.

4.    Cuando uno está preparándose para un juego, lo fundamental es estudiar al rival, qué formaciones usa, cómo las usa, cuáles son sus fortalezas y debilidades, lo que en el fútbol profesional o de un alto nivel se conoce como el “cuarto de películas” en el que se estudia a fondo al contrincante. En la vida real, es también muy importante conocer a nuestros adversarios y cómo es su comportamiento, a fin de tomar ventaja de ello y al final poder triunfar a pesar de nuestras carencias. En el ámbito empresarial, podríamos traducirlo a lo que es el Análisis FODA (Fuerzas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas).  Por medio de éste, podemos definir cada una de las cuatro características de nuestra empresa y entorno, saber cómo son nuestras circunstancias y aprovecharlas.

5.    Gracias a Dios, tuve la fortuna de tener a los mejores padres del mundo. Cuando regresaba de mis entrenamientos, sudado, cansado, raspado y sangrado, recuerdo que mi madre siempre se ocupaba de mí y atendía mis golpes y heridas. Ella se enorgullecía de que yo practicara el deporte que amo, aunque implicara a veces terminar en el hospital. Junto a mi papá, solía ir  a mis partidos y ser parte del público y la porra junto a los padres de mis compañeros. Mi padre en especial, me apoyaba a mí y a mis amigos de diferentes maneras: desde proporcionarnos transporte, hasta organizar eventos para nosotros y lo más importante era siempre estar ahí cuando yo y mi equipo los necesitábamos. Mi siguiente lección es la siguiente: aprovechar el entorno y tomar ventaja de lo que los demás hacen por ti. Así como yo y muchos de mis compañeros teníamos a nuestros papás o amigos que estuvieran para nosotros, también estaban los que no tenían en quién apoyarse, por lo que estando en el campo, todos éramos una familia. En el entorno empresarial, habrá gente que podrá apoyarte en lo que sea necesario para el funcionamiento y operación de tu negocio o empresa. Hay que tomar ventaja de ello, aunque puedes no hacerlo, pero siempre será lo mejor, nunca sabes cuándo será necesario un poco de ayuda para poder salir adelante y si no tienes a alguien o algo que pueda apoyarte, entonces habrá que hacer bien las cosas. La ayuda puede llegar de las maneras menos esperadas.

Estas fueron las 5 lecciones de vida que me enseñó el fútbol, sé que hay más, pero por el momento, creo que son las más importantes y hoy en día siguen sirviéndome. Estoy seguro lo seguirán haciendo en un futuro lejano ya que mi pasión por el deporte nunca acaba y siempre hay algo más que aprender.

Visto 1796 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Febrero 2015 17:14

71 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

The biggest bookie William Hill United Kingdom link.