EMPRENDEDOR O EQUIPO DE TRABAJO: ¿QUÉ VA PRIMERO, LA GALLINA O EL HUEVO? Destacado

Escrito por  Viernes, 26 Junio 2015 19:10

Si buscamos en una revista especializada o en algún recurso de Internet la definición de emprendedor, seguramente encontraremos conceptos como estos: el emprendedor es un personaje con una personalidad extraordinaria, con una visión mucho más amplia que las demás personas, que le permite descubrir una oportunidad en el mercado, idear una solución, construir un producto o servicio que el mercado demanda ávidamente, fundar una compañía que crecerá a ritmos exponenciales y que, al final de la historia, lo llevará a convertirse en millonario o multimillonario.

 

 

¿Te resulta llamativa esta historia? Sin duda alguna que es una imagen digna de un reportaje periodístico, de una novela, incluso de una película. De hecho los medios de comunicación tienen una predilección especial por este tipo de historias, pues saben que casi seguramente generarán lectores, espectadores y ventas.

Sin embargo, si eres un verdadero emprendedor que está en el proceso de desarrollar un concepto, de llevar un producto o servicio al mercado, o de consolidar una compañía que respalde y dé seriedad a tus esfuerzos, sin duda alguna sabes que en la vida cotidiana las cosas no son tan simples ni tienen un color de rosa tan marcado, y que en la vida real siempre hay un sinfín de retos que debes enfrentar y resolver en el día a día.

 

Es probable que hayas pensado que esta imagen romántica del emprendedor, que evoca la del “caballero andante” que recorre solitario los caminos para “desfazer entuertos”, como diría el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, es una imagen enormemente atractiva. Es probable que sepas también que esta imagen tiene muy poco fundamento, pues todo emprendimiento querealmente valga la pena por su capacidad de impactar de manera importante en la vida de las personas, siempre requiere siempre de esfuerzos de colaboración, de trabajo compartido, de muchas horas de preocupación y desvelos, pero también de alegrías y logros, compartidos con aquellos que creen y comparten tus sueños.

 

De hecho, se dice que una de las características que mejor puede perfilar a un emprendedor exitoso es su capacidad para identificar talentos y capacidades diferentes en otras personas, su capacidad para convocar a otros a compartir su visión, su capacidad para integrar equipos de trabajo de alto rendimiento, su capacidad para cultivar la empatía que es indispensable para mantener a un grupo de personas con orígenes, intereses y personalidades diferentes, integrados como un equipo que persigue con pasión un mismo sueño.

 

Puede decirse, sin sombra de duda, que emprendimiento exitoso es en la mayoría de los casos, casi seguramente sinónimo de equipos exitosos. Al este respecto quiero compartir con ustedes, amigos lectores, una experiencia vivida recientemente en carne propia: el líder de nuestro equipo recientemente enfrentó una circunstancia personal muy desfavorable, que ocasionó tuviera que ausentarse durante un periodo de tiempo importante, mientras la empresa tenía el reto de completar tareas y proyectos estratégicos. De hecho, nuestro líder requirió también del apoyo personal de otro de los socios fundadores de la empresa, para estar en capacidad de enfrentar su reto.

Nos preciamos de llevar en nuestra marca el nombre de “Colectivo”al lado de nuestro nombre “Startblueup”. Fue esta circunstancia adversa la que nos regaló la oportunidad de apreciar el valor de haber invertido tiempo y esfuerzo para integrar y desarrollar un equipo de trabajo profesional y comprometido. Bajo el liderazgo de dos de los socios activos que quedamos respaldando nuestra empresa, sumando el trabajo comprometido y dedicado de nuestro equipo de colaboradores, todas las tareas pudieron concluirse en tiempo y forma, con los estándares de calidad que identifican siempre a nuestros proyectos.

 

Hay que reconocer que fue un periodo particularmente difícil y complicado. Debieron realizarse muchos esfuerzos para enfrentar y resolver problemas que, en presencia de nuestro líder, podrían haberse desahogado en forma fácil y expedita. No obstante, la gran enseñanza, el gran aprendizaje de esta experiencia fue que la unión y la solidaridad de un equipo motivado y comprometido pueden superar cualquier obstáculo y resolver cualquier reto.

Así que ya lo sabes, amigo emprendedor: si quieres un crecimiento exponencial que te lleve a aportar valor a tu comunidad en forma extraordinaria, el camino pasa siempre por reconocer, convocar, integrar y cultivar a un equipo de alto rendimiento que te acompañe en los momentos de triunfo, pero que sobre todo camine contigo y te preste su apoyo en los momentos difíciles y de desfallecimientos. 

En el dilema de quién va primero, “si la gallina o el huevo”, mi opinión es que lo primero es el equipo, después el equipo, y al final, en el camino al éxito, va el equipo también primero.

Visto 3569 veces Modificado por última vez en Viernes, 26 Junio 2015 19:21
Guillermo Alarcón

SECRETARIO DEL CONSEJO DIRECTIVO EN COLECTIVO STARTBLUEUP


Emprendedor y Empresario.

Ha impulsado múltiples emprendimientos y creado varias empresas.

 

      

 

 

¿Quieres conocer más sobre el autor?

¡Visita su Blog personal!

Valora este artículo
(0 votos)

180 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.




The biggest bookie William Hill United Kingdom link.